Ventaja 1: Conocimiento del mercado

La ventaja más evidente que le puede proporcionar el contar con un intermediario para realizar su importación es, sin duda, el conocimiento del mercado del país seleccionado usted para adquirir el vehículo.

El Intermediario será una persona dedicada profesionalmente, en mayor o menor grado, a asesorar y colaborar con importadores potenciales, por lo que tendrá acceso a información que a usted le costará encontrar.

Además, conocerá los principales concesionarios, y sabrá asesorarle sobre las ventajas y los incoveniente de cada uno de ellos, aportándole un valor añadido importante para que puede seleccionar la mejor opción.

En general, le recibirá a su llegada al país y le enseñará todos los concesionarios que haya seleccionado con anterioridad, guiándose por sus preferencias de marcas y modelos.

De cada concesionario le podrá indicar la fiabilidad y el precio relativo de sus servicios, ya que, con total seguridad, ya habrá realizado alguna importación de todos y cada uno de los concesionarios que le muestre.

En este sentido, usted ganará en tranquilidad, ya que su proceso de importación no será una aventura sin ningún conocimiento previo, sino que será guiado en todo momento por un profesional.

Con ello, usted podrá concentrar todos sus esfuerzos en la elección del vehículo que mejor se adapte a sus necesidades y posibilidades, dejando para el Intermediario la resolución de todas aquellas circunstancias adicionales que toda importación conlleva.

Dentro de estas circunstancias adicionales puede incluir tantas actividades como quiera: selección de los concesionarios a visitar, elección del hotel por cercanía a dichos concesionarios, traslado entre concesionarios, filtro de lugares para comer, etc.

Así, usted conseguirá elegir el mejor vehículo posible, y su proceso de importación será más satisfactorio, ya que todas estas circunstancias adicionales, añaden un proceso de stress que más que ayudar, perjudican a la toma de decisiones.