Revisión Exterior

Sin ningún lugar a dudas, lo primero que de debe usted hacer antes de decidirse por un vehículo en concreto es revisarlo detenidamente, para evitar posibles sorpresas cuando se encuentre de regreso a España.

A esta revisión le debe dedicar todo el tiempo que necesite, porque no olvide que usted será el que tenga que sufrir todos los desperfectos o imperfecciones del vehículo.

La revisión del vehículo se puede dividir en tres grandes apartados: la revisión exterior, la revisión interior y la revisión del número de bastidor.

Entrando en detalle en cada uno de ellos:

Revisión Exterior

  • Neumáticos: Cuando usted esté conduciendo, los neumáticos serán su único punto de contacto con la carretera, y los que determinarán el grado de seguridad que usted está disfrutando en cada momento, por lo que es esencial que éstos se encuentren en buen estado. Por tanto, asegúrese de que los neumáticos que calzan el vehículo que está revisando no están desgastados y de que el dibujo tiene un grosor adecuado. De la misma forma, compruebe que no hay un neumático más desgastado que los otros, si es así es porque el vehículo tiene algún problema de equilibrado o de suspensión. Si usted no detecta estos problemas en el concesionario en el que está realizando la compra, tendrá que hacer una inversión importante al regresar a España. De la misma forma, no olvide revisar la rueda de repuesto, porque es habitual que ésta se encuentre muy desgastada.
  • Suspensión: La mejor forma de comprobar que la suspensión funciona de manera correcta, es subirse en el propio vehículo y hacer presión para hacerla trabajar. Si usted escucha algún ruido metálico extraño, no lo dude, la suspensión no se encuentra en buen estado.
  • Bajos: Haga una revisión visual de los bajos del vehículo, intentando encontrar cualquier desperfecto que pueda indicar algún problema mayor.