Revisión del vehículo (II)

Revisión Interior

  1. Cinturones: No olvide que el estado de los cinturones de seguridad es algo que se comprueba en cada ITV que tenga usted que pasar, por lo que adquirir un vehículo con éstos en mal estado le estará condenando a cambiarlos en cuanto regrese a España. Debe comprobar que su estado visual es adecuado, y además debe cerrarlos y tirar bruscamente de ellos, para verificar que realizan su cometido de manera adecuada.
  2. Asientos: Debe comprobar tanto la tapicería que los recubre como la funcionalidad de éstos, es decir, su función móvil y su función reclinable, para asegurarse que todo funciona de manera correcta.
  3. Pedales: Éstos le servirán como un buen indicativo del desgaste que ha sufrido el vehículo, más allá del cuenta kilómetros, que siempre puede estar manipulado, porque rara vez se cambian los pedales. Por tanto, si usted comprueba que los pedales se encuentran realmente desgastados, desconfíe.
  4. Luces: Compruebe que todas las luces (incluyendo los intermitentes y las luces interiores) funcionan de manera adecuada. Pruebe todas y cada una de ellas, sin excepción. De la misma forma, asegúrese de que el claxon funciona.
  5. Encienda el motor: Nunca compre un vehículo sin haber encendido el motor. La única forma de asegurarse de que el motor no vierte ningún líquido y de que el funcionamiento es el adecuado, es encendiéndolo.
     

Revisión del número de bastidor

Es totalmente esencial que usted compruebe que el número de bastidor del vehículo que está a punto de comprar, coincide con el número de bastidor de la documentación que el vendedor le está facilitando, ya que, de otro modo, le estarán engañando, y usted estará comprando un vehículo diferente del que marca la documentación y el control de revisiones técnicas.

Por último, solicite, siempre, probar el vehículo usted mismo, ya que cada coche emite unas sensaciones diferentes a su conductor, por lo que sólo conduciendo el vehículo usted podrá saber si se encuentra en buen estado, o no.