Frankfurt-Barcelona

Tanto Frankfurt como Barcelona son las dos ciudades más emblemáticas cuando se habla de importación de vehículos. La primera como origen preferido por los compradores para adquirir sus coches, y la segunda como entrada preferida para el regreso a España.

El total del trayecto es de 1.334 kilómetros, lo que le dará una media de unas 11 o 12 horas de viaje. Eso sí, no olvide parar de vez en cuando (al menos cada dos horas), porque todo el trayecto se hace a través de autopistas y eso adormece más al conductor.

El gasto total del viaje ronda los 196 euros, distribuidos entre 75 euros de peajes y 121 euros de carburante.

El viaje comienza tomando la autopista A-3, dirección Stuttgart, durante apenas 12 kilómetros, para incorporarse, después, a la A-5 que le llevará durante 288 kilómetros hasta territorio francés.

En este momento, le aconsejo que se tome un descanso. Al estar cerca de la frontera entre Francia y Alemania, encontrará muy buenos bares de carretera. Además, no olvide que Francia es la cuna de la cadena Accor, así que en territorio francés encontrará hoteles Ibis y Etap cada pocos kilómetros, donde encontrará una excelente relación calidad-precio.

Al llegar a Francia usted se incorporará a la A-40 dirección Lyon (ni se le pase por la cabeza acercarse hasta París, además de desviarle de su ruta, quedará preso de los atascos de la capital parisina).

Tras unos 150 kilómetros, más o menos, deberá entrar en la A-7, ahora ya dirección Barcelona. Tenga mucho cuidado con los radares en esta autopista, porque durante su ruta de 177 kilómetros se encontrará tres diferentes.

Cerca de Nimes, usted tendrá que tomar la A-9 (de nuevo, cuidado con los radares), y tras 280 kilómetros usted entrará en España, a través del puesto fronterizo de La Junquera.

A partir de ahí, ya doy por supuesto que usted conoce el camino de llegada a Barcelona.