¿Qué determina el precio de un vehículo importado?

Como usted ya sabe, el precio es el primer y principal condicionante a la hora de decantar la balanza por la importación, en detrimento de comprar un vehículo en España. Evidentemente, cualquier comprador preferirá comprar un coche en su propio pueblo antes que en un país extranjero, a igualdad de condiciones.

Pero esa igualdad de condiciones no se da, porque existe una diferencia clara de precios en los vehículos usados de un país a otro, lo que hace muy atractiva la importación.

En un principio, todos los vehículos de la Unión Europea deberían de tener un precio, al menos, similar, ya que nos encontramos en un mercado único. Sin embargo, esta utopía está muy alejada de la realidad.

El precio final de un vehículo de segunda mano se compone de dos factores esenciales:

  1. Precio real del vehículo: Este es el precio que, en realidad, debería de tener el coche en cualquier mercado. Se calcula en base a la marca, al modelo y al año de matriculación. Usted bien sabe que existen vehículos de gama alta y de gama baja, y que a medida que se aleja en el tiempo del año de matriculación del coche, éste comienza a perder valor.
    Pues bien, este es el precio real. Un precio que debería ser, y es, similar en todos los países miembros. Si usted compara el precio real de un vehículo en España con otro en Alemania (evidentemente, de la misma marca y modelo) podrá comprobar que éste es prácticamente igual.
    Lo que marca la diferencia de precio entre los diferentes mercados es el componente impositivo.
  2. Impuestos Aquí debe usted de incluir todos los impuestos y tasas que lleva asociado un vehículo, ya sean municipales, autonómicos o nacionales.
    En España se pagan los impuestos más elevados en este apartado, por lo que si a un precio real similar le añade usted unos precios más bajos en el extranjero que en España, se encuentra con una diferencia real a favor del coche importado.

Por último, no debe de olvidar que la importación acarrea unos gastos adicionales, que la compra de un vehículo en el mercado nacional no tiene, los cuáles debe de añadir al precio final del vehículo importado para poder comparar de manera real ambas opciones.