Inconveniente 2: Riesgo de prevaricación

Al contratar los servicios de un intermediario, usted se encontrará en manos de una tercera persona que le asesorará durante todo el proceso de compra de su vehículo.

En un principio, este asesoramiento debería de ser honesto y riguroso, recibiendo el intermediario un justo precio por ello. Sin embargo, pudiera darse el caso de que usted, basado en su buena voluntad, diera con un intermediario prevaricador, que buscara incrementar su beneficio de manera fraudulenta. No todos los intermediarios son así, pero es bueno que sea consciente de ello y que esté prevenido para poder identificar a un posible intermediario prevaricador.

¿Cómo actúa un intermediario prevaricador?

Antes de su visita para la importación del vehículo, habrá llegado a un acuerdo previo con determinados concesionarios para que le otorguen una elevada comisión por la venta realizada.

Así, el intermediario no le llevará a todos los concesionarios, o a los mejores, sino que le convencerá para que compre en el concesionario que él previamente ha seleccionado, y en el que se llevará una comisión por ello.

Esta actuación, punible de todo derecho, provocará que usted no compre el mejor vehículo disponible en el mercado, sino que adquiera el coche que más se acerca a sus necesidades dentro del stock del concesionario que ha llegado a un acuerdo con el intermediario.

Esto es, a todas luces, una actividad fraudulenta, pero muy difícil de comprobar por usted, ya que, una vez que ha decidido decantarse por un intermediario, se verá en la obligación de confiar en su asesoramiento porque si no estaría malgastando el dinero que usted ha invertido.

Y es, precisamente esa confianza lo que provoca la dificultad a la hora de detectar este comportamiento, ya que usted no podrá determinar si la información que le está facilitando es fidedigna o interesada.

Por ello, es de vital importancia que antes de seleccionar el intermediario definitivo, usted analice sus referencias y compruebe, con los medios que tenga a su alcance, hasta que punto podrá confiar en él.

Le mostramos el ejemplo de un caso real, de cómo funcionan los intermediarios prevaricadores. Se trata de un ejemplo muy ilustrativo, pero con este ejemplo, no queremos decir que todos los intermediarios sean unos prevaricadores ni mucho menos. Habrá intermediarios buenos, menos buenos, malos y los hay también que son unos prevaricadores. Por ello, es especialmente importante que si elige un intermediario, tenga confianza en él.