Los Impuestos Municipales

El impuesto municipal al que usted debe de hacer frente es el IMPUESTO SOBRE

VEHÍCULOS DE TRACCIÓN MECÁNICA, que se abona en el Ayuntamiento correspondiente, variando la cantidad a abonar entre términos municipales, por lo que usted deberá de informarse en su propio ayuntamiento de la cantidad que tendrá que abonar.

Para que se haga una idea, el Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica se paga de manera trimestral y usted, como paso previo a la matriculación de su vehículo tendrá que hacer frente a la parte proporcional del trimestre que le corresponda.

Es decir, si usted presenta el vehículo en el primer trimestre del año (Enero-Febrero-Marzo) tendrá que abonar el 100% del Impuesto; si usted lo hace en el segundo trimestre (Abril-Mayo-Junio) el porcentaje que le corresponde es el 75%; si lo hace en tercero (Julio-Agosto-Septiembre) el 50%; y, por último, en el caso de que lleve su vehículo en el último trimestre del año (Octubre-Noviembre-Diciembre) tendrá que hacer frente al 25%.

Tenga en cuenta, por otro lado, de que el trimestre empieza a contar el primer día del mes que lo inicia, y finaliza el último día del mes que lo completa. Es decir, si usted presenta el vehículo el 30 de junio, tendrá que abonar el 75% del Impuesto al encontrarse en el segundo trimestre.

Si usted se encontrara en esta situación le interesará siempre más aguardar un día y presentarlo el 1 de julio, con lo que se estará ahorrando un 25% del impuesto.

En cuanto al lugar en el que debe de personarse para abonar el Impuesto, puede tener dos opciones, o bien tendrá que ir a su Ayuntamiento (donde le reclamarán la Ficha Técnica del vehículo que obtuvo cuando pasó la ITV), o bien, a su Jefatura Provincial de Tráfico. Esto depende el municipio en cuestión.

Entonces, ahora, que ya ha hecho frente a todas las cargas impositivas que acarrea su nuevo vehículo, es el momento de iniciar el proceso de matriculación definitivo.