Traducción de la factura

Aunque resulte una obviedad, usted no puede olvidar que toda la documentación que acompaña a su vehículo recientemente importado estará redactada en un idioma diferente al español, por lo que deberá de estar preparado para entender y comprender todos los documentos que firma, para evitar posibles fraudes o estafas administrativas.

Este hecho es especialmente importante en lo que se refiere al contrato de compra-venta o a la factura de compra. Cualquiera de estos dos documentos son la prueba que demuestra su propiedad sobre el vehículo, de forma que si usted careciera de ellos no podría verificar su propiedad en ningún caso, por lo que debería salvaguardarlos con el mayor de los cuidados.

Ya necesitó la factura o el contrato a la hora de pasar la ITV con la ventaja de que allí le sirvió redactada en su lenguaje original. Sin embargo, esto no le servirá a la hora de acudir a la Jefatura de Tráfico para proceder a matricular el vehículo, ya que allí no le aceptaran ningún documento a no ser que esté debidamente traducido al idioma español.

Por ese motivo, debe de proceder a la traducción de estos documentos antes de proseguir con los trámites legales. Esta traducción debe de ser realizada por un Traductor Jurado debidamente colegiado que garantice la veracidad de la traducción, porque, de otra forma, no le servirá.

El plazo que necesitará el traductor para acabar con su factura o contrato dependerá del volumen de trabajo y proyectos que tenga, aunque no debería de sobrepasar los tres o cuatro días. De la misma forma, la tarifa debería rondar los 50 o 60 euros.