Ventaja 3: El kilometraje es comprobable

Para que se haga una idea, por cada intermediario que se añade al proceso de compra-venta el riesgo de fraude o estafa se incrementa por lo que al importar un coche de manera directa se estaría ahorrando ese porcentaje de riesgo de fraude, mientras que al decidirse por un vehículo ya importado estaría incurriendo en él.

¿Cuál es el principal fraude en la importación de vehículos?

La manipulación del contador de kilómetros. Se trata de un proceso relativamente sencillo, para un profesional, y que reporta grandes beneficios si no es descubierto, y si es descubierto es muy difícil de probar.

Con esta manipulación el intermediario consigue reducir el número total de kilómetros del coche, con lo que podrá solicitarle un precio mayor, amparado en esta reducción que usted desconoce.

La gran ventaja de comprar un coche en un mercado como el alemán es que en este país, la manipulación del cuentakilómetros es un delito punible con cárcel. Por ello, es demasiado arriesgado que un alemán le venda su coche con el cuentakilómetros manipulado ya que se expone a un riesgo importante. En España, no es así, por lo que un intermediario puede estar tentado a manipular el cuentakilómetros de su coche para sacarle el máximo beneficio posible a la venta del mismo.

En ese mismo sentido, si el intermediario actúa de manera fraudulenta hará desaparecer todos los libros de archivo del historial de su vehículo, en el que deberían de aparecer todas las visitas al taller o libros de mantenimiento del mismo. Por tanto, si usted recibe un vehículo manipulado estará perdiendo la información esencial del mismo, como es el kilometraje y todos los libros de mantenimiento.

No obstante, cabe reseñar que no todos los intermediarios actúan de esta manera, y que el fraude no está generalizado, sino que se da en casos esporádicos. Sin embargo, sí que es conveniente que usted esté atento a estas actuaciones.