Importar coches usados

Los coches usados, o de segunda mano, se han convertido, por méritos propios, en los vehículos de importación más demandados por todo tipo de importadores por el gran ahorro que suponen en comparación con otro tipo de vehículos.

Para que se haga una idea entre un vehículo alemán de segunda mano, y el mismo vehículo en España puede haber una diferencia de precio que puede oscilar entre los 3.000 y los 6.000 euros, por lo que, aunque usted añada los gastos de viaje al precio conseguirá ahorrarse un dinero importante.

Sin embargo, debe de tener en cuenta que el ahorro es más importante cuanta más alta sea la gama del modelo que usted quiere importar. Es decir, para vehículos de gama baja la diferencia de precio será menor (principalmente, porque el precio total será inferior) entre Alemania y España que para vehículos de gama alta, que, al tener precios más elevados en general, generan mayor diferencia.

Por este motivo, es conveniente que usted se plantee la importación de un vehículo usado desde el norte de Europa única y exclusivamente si se puede permitir un vehículo de gama alta, si no es así confórmese con un vehículo nacional, que, al final, le saldrá más económico.

Por otro lado, si usted se decide e importa un vehículo de segunda mano debe de tener cuidado con el kilometraje de los mismos. En primer lugar, huya de aquellos con demasiados kilómetros o demasiado antiguos, porque no debe olvidar que el clima en el norte de Europa es más adverso que en España, y las carreteras son autopistas, por lo que el coche habrá sufrido más en todos los aspectos.

Y si el vehículo tiene pocos kilómetros no se fíe, y compruébelo con cuidado, porque, aunque la manipulación es delito penal en estos países, esta situación puede llegar a producirse.