El momento del pago

Finalmente, usted ha decidido comprar el coche, tras realizar las comprobaciones previas y haber recibido toda la documentación necesaria para sus tramitaciones, tanto en España como en Alemania.Ahora es el momento de realizar el pago. Varias son las alternativas que usted tiene a su disposición, todas con sus ventajas e inconvenientes, y tendrá que decidir aquella que más se adecue a su situación personal.Las posibilidades son:

  1. Efectivo: Esta será la forma mejor recibida por el vendedor, ya que recibirá el dinero de manera inmediata y sin ningún rastro fiscal. Si usted se decanta por esta opción, tendrá más posibilidades de negociar el precio del vehículo a la baja.
  2. Transferencia Bancaria: En este caso usted debe de tener en cuenta que las transferencias internacionales tardan varios días en llegar de un país a otro, por lo que esto puede retrasar la operación. Para evitar este retraso puede pedir el rastreo SWIFT de la orden de transferencia que es la garantía de que el proceso está en marcha.
  3. Tarjeta de crédito: Se trata de un método de pago cada vez más habitual, debido al aumento de la seguridad en las mismas, lo que ofrece las suficientes garantías como para confiar en ella. El mayor problema es que al vendedor le cobran una pequeña comisión por cada operación que cobra en tarjeta de crédito, por lo que puede que no le guste mucho esta opción.

Entonces, y una vez que usted ha abonado el coche, llega el momento de realizar el cambio de propietario definitivo, para que usted sea dueño de su vehículo de pleno derecho.Para ello se tendrá que desplazar a la Jefatura de Tráfico (Verkensamt) de la ciudad en la que esté realizando la operación. Para este trámite necesita: el vehículo, el I.T.V. pasado y el Fahrzeugbrief.El trámite apenas dura 15 minutos (muy diferente de los tiempos de espera en España), y al finalizar le darán un resguardo para imprimir la matrícula provisional. Una vez que haya impreso la misma, deberá regresar a Tráfico para que le expidan la Ficha Técnica Provisional (la cuál tendrá la misma validez que las placas).