El Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados

Se trata de un impuesto que grava cualquier transacción entre particulares, cuando ésta implica el cambio de propiedad de un bien. En este caso particular, al comprar un vehículo usted está adquiriendo la propiedad que correspondía a otra persona, por lo que debe de abonar el impuesto.

No olvide, sin embargo, que este impuesto sólo corresponde en el caso de que esté adquiriendo un vehículo ya usado, que no salga directamente de fábrica, porque en ese caso, el impuesto que corresponde es el IVA y no el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP).

Al igual que en el caso anterior, se podría dar las condiciones necesarias para que usted quedara exento del pago de este impuesto. Esta situación se le presentará cuando el precio que haya pagado en el país de origen ya incluyera todos estos impuestos (recuerde que esto viene reflejado por las siglas TCC).

Como el IVA, el ITP debe de ser abonado en el país de destino del vehículo, por tanto, en España, y el procedimiento es muy sencillo:

  1. En Primer lugar necesita adquirir el modelo 620 de Hacienda. Éste lo puede obtener, o bien personándose en la delegación de Hacienda de su provincia, o bien a través de Internet, en la página www.aeat.es
  2. Rellene el impreso y entréguelo en la misma oficina (en algunas Comunidades Autónomas las delegaciones de Hacienda no admiten pagos en efectivo, y tendrá que hacer el abono en alguna entidad financiera).   

Al abonar este Impuesto de Transmisiones Patrimoniales usted habrá hecho frente ya a todos los gravámenes que le corresponden a nivel estatal, sin embargo, ello no implica que haya concluido su periplo impositivo. Ahora le toca hacer frente a los impuestos municipales.