Ventaja 6: Libertad total de elección

Si usted se ha decidido por la importación de un vehículo de manera directa, habrá optado por la forma de importación que le aporta el control y la libertad absoluta a la hora de tomar todas sus decisiones y de realizar todas sus elecciones.

Cuando se pone en manos de un intermediario queda sujeto a sus ofrecimientos y a sus preferencia, en el caso de que la buena voluntad le asista, y podría ser víctima de fraudes, en el caso de que intente sacar un provecho ilícito de la situación.

Aún cuando usted siempre es el que toma la última decisión, en ambos casos, cuando utiliza la fórmula del intermediario su rango de elección queda entre las opciones que éste le ha ofrecido, con lo que, en cierta manera, ya está predeterminando su elección.

Por otro lado, cuando usted importa por su propia cuenta y riesgo, estará delimitando su propio rango de elección, para lo cuál ya habrá tenido libertad absoluta de decisión, con lo que estará eligiendo entre opciones previamente preseleccionadas por usted, sin ninguna presión o insinuación.

El control absoluto sobre la operación implica todos los aspectos de una importación. En primer lugar, será usted el que decida la forma en la que viajará hasta el país de origen, y para ello contratará el vuelo pertinente, sabiendo, exactamente lo que le cuesta.

En ese mismo sentido, elegirá el hotel que más le interesa, con lo que no correrá ningún peligro de alojarse en algún lugar alejado de la zona de influencia de los concesionarios que le interesan.

Después, será usted el que deba controlar su agenda, y seleccionar aquellos concesionarios que más le interesan, así como supervisar toda la negociación con el vendedor, porque será usted, y solo usted, el que estará presente en la misma.

Aparte de la seguridad que le ofrece este tipo de importación, en términos de fraudes o de engaños, también le asegura evitarse de posibles cargos extras adicionales no pertinentes, ya que será usted el que contrate y el que abone todos los servicios que necesite.

No olvide que cuando un intermediario toma las riendas, usted queda sujeto a sus preferencias e intereses, y aunque crea que está tomando una decisión correcta y plenamente libre, existe la posibilidad de que ésta haya sido inducida por el propio intermediario para que usted decida lo que él desea.

Por tanto, al elegir una importación autónoma, sin contar con ningún tipo de ayuda por parte de un intermediario, usted está realizando la importación de una manera totalmente libre e independiente, con lo que se traerá el vehículo que usted, y solo usted, ha seleccionado.