¿A qué país debe acudir para comprar su coche? ¿Cuál le ofrece las mejores condiciones?

La decisión de aventurarse en una operación de importación de un vehículo desde el centro-norte de Europa está basada en una motivación económica, debido a la evidente diferente de precio existente entre unos países y otros, la cuál no ha sido paliada, bajo ningún concepto, con la llegada del Euro.

Sin embargo, el número de países en los que la ventaja competitiva con respecto a España en lo que se refiere al precio de los vehículos es elevado, con lo que una segunda decisión que hay que tomar (tras haber decidido lanzarse a la importación) es el país desde el que se va a importar.

Cada país ofrece unas condiciones diferentes que le pueden hacer más interesante desde un punto de vista u otro para decantarse por él, y son varios los factores que deben de tenerse en cuenta.

El país que ofrece vehículos más económicos en toda la Unión Europea es, sin duda, Finlandia. No obstante, no es conveniente desplazarse hasta el país nórdico para hacerse con un vehículo por otra serie de aspectos negativos que, al final, acaban por encarecer la operación, como pueden ser los costes de transporte y traslado, así como la rigidez de la oferta.

Por tanto, y tras analizar todos los mercados europeos, tres son los países más convenientes para realizar una importación:

  • Alemania: Es el país por antonomasia, el precursor, y el que más visitantes recibe por este motivo, lo que ha provocado que una gran red de concesionarios y particulares se hayan especializado en la importación (para ellos exportación) de vehículos.
  • Bélgica: Es un mercado muy similar al alemán, y además proporciona la ventaja de ser un país más pequeño con lo que simplifica los desplazamientos de una parte del país a otra, abaratando, en último término, los costes.
  • Francia: El mercado francés no difiere tanto del mercado español, en cuanto a precio, pero si que garantiza un mayor orden y organización con respecto a los dos mercados anteriores, lo que le convierte en un país ideal para los importadores aversos al riesgo.