Conclusiones

Si usted ha conseguido finalizar con éxito todos los pasos anteriores, se encontrará de camino de regreso a España con su vehículo recién adquirido y dispuesto a disfrutar de él sin mayores sobresaltos.

Es importante que sea riguroso en todos los trámites y que no deje ningún fleco suelto, que luego le puede traer de cabeza cuando intente formalizar el vehículo en España. Es preferible que pierda un día adicional en Alemania a que se encuentre con problemas administrativos en nuestro país.

Los pasos anteriores se pueden dividir, claramente, en dos. Por un lado tendría los trámites previos a la decisión de compra, y por otro, los que se realizan después de la decisión de compra.

Dentro de los primeros se podrían incluir la revisión del vehículo y la comprobación de la documentación.

A partir de ahí, usted ya habrá decidido si quiere comprar el vehículo, o no, y pasará a la siguiente fase, que es la de realizar los trámites posteriores a la decisión de compra.

Aquí se englobaría la factura o contrato, la garantía, el pago del vehículo y las placas de matrícula y el seguro asociado.

La gran ventaja que encontrará al realizar todos los trámites administrativos en Alemania es la gran eficacia y rapidez del funcionariado germano, que conseguirá tramitar en apenas 20 minutos lo que tardaría varios días en España.

Y pronto comenzará a darse cuenta de esa diferencia, tan pronto como llegue a España e intente legalizar su vehículo en nuestro país. Puede estar seguro de que en ese momento echará de menos Alemania.

De cualquier forma, ¡qué disfrute de su vehículo!