Conclusión: ¿Qué tipos de coches se pueden importar?

Por tanto, y más allá de la elección de marca y modelo definitivo que usted hará en una fase posterior, estas son las cuatro opciones que tendrá que manejar para decidirse por una de ellas a la hora de importar un vehículo desde Alemania.

Ahora, es el momento en el que usted realiza un examen de conciencia y un análisis de su situación personal para decantarse por una u otra opción, con el objetivo claro de obtener el mayor beneficio posible para usted.

Todas ellas tienen sus ventajas e inconvenientes, las cuáles deben de ser puestas en una balanza, para comprobar el lado del que ésta se inclina.

Si usted es un profesional de la mecánica o puede asociarse con uno, con lo está en disposición de hacer arreglos mecánicos complejos de una manera profesional a un coste bajo, la mejor opción es, sin duda, importar un coche siniestrado. Así conseguirá el mejor precio, y solo tendrá que añadirle el coste del arreglo.

Si usted busca el mayor ahorro posible y no está muy preocupado porque su vehículo tenga una o varias abolladuras, la mejor opción es hacerse con un vehículo con toques. De esta forma el precio estará ampliamente descontado y el coche en perfecto estado, salvo las abolladuras mencionadas.

Si usted busca ahorro, pero también quiere un coche sin imperfecciones visibles, tendrá que decantarse por un coche usado o de segunda mano. Éstos no tienen ni golpes, ni problemas mecánicos, y le ofrecen una garantía de funcionamiento.

Y, por último, si usted lo que quiere es calidad, exclusividad, y se conforma con un pequeño ahorro, se decantará por un coche nuevo. Así su ahorro no será excesivo, pero podrá disfrutar de un vehículo completamente nuevo.

Ahora es usted el que debe decidir, con el consejo de tantas voces informadas como pueda escuchar, pero con su propio criterio. No olvide que usted es el único que conoce, con total plenitud, su situación personal.