Conpra de un Coche Importado: Furgoneta VW

Lo primero que destaca nuestro siguiente importador es la barrera idiomática y como ésta complicó todas las gestiones y negociaciones con los vendedores. Hasta el punto de que la primera opción se vino abajo, en parte, por culpa del idioma.

Una vez descartada esta primera opción, la segunda se trataba de una furgoneta de un particular. Como estaba en un estado bastante desastroso, también la desechó, decantándose por la opción del concesionario, donde, aunque el precio fuera un poco mayor, la garantía también lo era.

De todas las que vio, el importador eligió una que le gustaba (una VW California Coach 94). Intentó llevársela ese mismo día pero no le dejaron porque tenía que pasar la TUV, así que tuvo que regresar al día siguiente.

A la hora de hacer la factura el vendedor le ofreció hacerla por una cantidad inferior, a lo que el importador accedió (si usted se decanta por hacer esto se ahorrará algo de dinero en impuestos, pero tendrá problemas en una hipotética venta posterior).

Tras abonar la cantidad pactada, realizaron todos los trámites necesarios en Alemania (todos ellos, realizados en apenas 1 hora, algo que destacan todos los importadores, la gran diferencia entre la eficiencia alemana y la negligencia española), y el importador ya estaba preparado para regresar con su furgoneta.

Destaca la importancia de los documentos que trajo consigo: Brief, Permiso de circulación alemán con la correspondiente matrícula provisional y seguro temporal, la hoja TUV, y la factura compra-venta.

En España realizó todos los trámites pertinentes, destacando los plazos más largos tanto de espera como de tramitación de documentos. También, según hace constar el importador, es esencial conocer los documentos necesarios para cada trámite, para evitar tener que regresar de nuevo.

Aunque el ahorro que consiguió este caso concreto estuvo en una horquilla de 1500 a 200 euros, lo más importante, según comenta el importador, fue la experiencia. 

Fuente: Furgovw