¿Qué ventajas le ofrece Bélgica?

El mercado belga de compra-venta de vehículos de importación nació al amparo del alemán, por lo que copió su fisonomía, así como su metodología y desarrollo. Si usted se decanta por el mercado belga, y ya conoce el alemán, se dará cuenta de que se encuentra en una Alemania en diminuto, donde puede encontrar gran parte de las ventajas del mercado germano, aunque, también es verdad, muchas de ellas no tan desarrolladas.

La primera ventaja que ofrece Bélgica, en comparación con los otros mercados, es su variedad cultural e idiomática, lo que facilita que importadores con diferentes posibilidades puedan acudir al mercado belga.

Por otro lado, y en lo que se refiere a las ventajas más puramente relacionadas con el proceso de importación, puede usted encontrarse con las siguientes:

  • Precio: El precio en el mercado belga es muy similar al que se puede usted encontrar en Alemania, es decir, estaríamos hablando de alrededor de un 25% con respecto al mercado español. Y como la distancia entre España y Alemania es muy similar a la que puede encontrar entre España y Bélgica, los gastos a añadir serán muy similares.
  • Oferta: Aquí radica el principal inconveniente del mercado belga en relación al mercado alemán, ya que en el primero la oferta es mucho menos abundante de lo que puede ser en el segundo, con lo que las posibilidades de elección se reducen drásticamente.
  • Historial: Al igual que en Alemania, Bélgica tiene muy desarrolladas las leyes contra el fraude en la compra-venta de vehículos de segunda mano. Concretamente, desde finales del año 2006 existe una ley, llamada “sistema Car-Pass”, en la cuál se obliga al vendedor a facilitar al comprador el historial completo del vehículo. Con ello, usted se garantiza que el kilometraje del coche que pudiera estar interesado en importar no está manipulado.
  • Trámites en origen: El proceso administrativo para conseguir las placas de matrícula provisionales y el seguro de un mes para poder circular, es mucho más sencillo en Bélgica que, por ejemplo, en Alemania. Ello le puede ahorrar tiempo y dinero, en comparación con otros mercados.
  • Facilidades administrativas en España: No puede olvidar que una vez importado el vehículo, usted tendrá que cumplir con los trámites administrativos en España. Pues bien, en este sentido, el mercado belga le ofrece una ventaja evidente, comparado con el alemán y francés. Junto con la documentación original usted recibirá el Certificado de Conformidad (C.O.C.), sin el cuál no podría matricular el vehículo en España, cosa que no sucede ni en Francia ni en Alemania, donde hay que tramitar el certificado aparte.