La homologación

La homologación es un requisito esencial para que cualquier vehículo pueda estar matriculado y circulando legalmente en cualquier país miembro de la Unión Europea, ya que sin el documento acreditativo correspondiente usted correrá el riesgo de ser multado administrativamente.

Si el coche que usted acaba de adquirir no es nuevo, o sea que estuvo matriculado en su país de origen, éste ya contará con un Certificado de Homologación vigente en su país de origen, ya que sin él no pudo haber circulado. La gran ventaja que le aportará a usted es que con esta homologación le será suficiente en España, gracias al 'Reconocimiento Mutuo de las Homologaciones de cada Estado', que garantiza que la equivalencia de las homologaciones en cualquier país miembro.

Sin embargo, si usted se decantó por un vehículo nuevo se verá en la obligación de solicitar una Ficha Reducida de Homologaciones Parciales a su llegada a España para poder circular de manera adecuada.

Esta Ficha puede ser tramitada en muchos centros de Inspección Técnica de Vehículos, pero hay algunos centros de inspección que no lo tramitan, por limitaciones varias, con lo que usted se verá en la obligación de obtener esta Ficha de manera exógena, para lo cuál tendrá que ponerse en contacto con algún Ingeniero colegiado para que le pueda elaborar dicha Ficha. Lo más conveniente para usted sería contactar con el Colegio de Ingenieros de su ciudad y solicitarles este trámite.

En condiciones normales, usted conseguirá la ficha en un plazo máximo de unas 48 horas, y el precio oscilará entre los 100 y los 150 euros.

Ahora ya puede plantearse el proceso de traducción de la factura.